Pasar al contenido principal

Mediante la restauración arquitectónica hacemos conservación curativa, consolidación de cimientos o muros, reintegración de partes faltantes, restauración en caso de haber perdido su estructura, para poder dejarla como anteriormente fue el inmueble patrimonial y reacondicionamiento espacial para que pueda contar con nuevos adelantos tecnológicos y tenga accesibilidad.

Los edificios son estructuras que necesitan mantenimiento debido al paso de los años o al uso. El tipo de restauración depende de las necesidades de la edificación y otras circunstancias, tales como el estado de conservación o el tipo de intervención;

las intervenciones podría ser:
Conservación Curativa: Aplicadas en los casos más graves de deterioro que impliquen un riesgo de pérdida irremediable del bien cultural.
Consolidación, reparación: Se realiza con productos y métodos que no alteren las propiedades físico químicas de los materiales, ni la estética de la obra y se localizará solo donde se precise.
Reintegración: Cuando sea necesaria para la estabilidad de la obra, o de algunos de sus materiales constitutivos; en aquellos casos en los que concurran circunstancias especiales, la decisión deberá aportarse por un equipo profesional. Siempre se respetarán la estructura, fisonomía y estética del inmueble

Restauración: Volvemos a poner las construcciones en el estado que antes tenían.
Sustitución: Reconstrucción de elementos muy deteriorados que no permiten una reparación.
Reacondicionamiento: Como algunas de las obras patrimoniales se deterioran principalmente por la falta de uso, es importante acondicionar los espacios al nuevo uso y adicionamos en algunos casos tecnología como ascensores, sonido, voz y dato, ventilación mecánica, etc.

Restauración de la Virgen del Carmen, Bahía de Cartagena‏
Casa Don Sancho
Santo Toribio Restauración
Casa Arzobispal
Casa Estrella Roja
Catedral De Cartagena
Banco Bogotá
Santo Domingo